El ministro de Trabajo, Rolando Castro, pronunció su discurso ante la 110ª Asamblea General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la que pidió a los 187 países representados ayudar a construir un El Salvador con dignidad y soberanía, el funcionario enfatizó que esa dignidad y los sueños de los salvadoreños había sido pisoteada por gobiernos anteriores, que tenían un servilismo con economías poderosas, pero que ahora se está recuperando la esperanza de por lograr una sociedad más justa, equitativa y solidaria.

Además, se refirió al combate contra las pandillas liderado por el Presidente Nayib Bukele, con el respaldo de la mayoría de los salvadoreños, que clamaban por un respiro y la oportunidad de tener un país más seguro y próspero, y liberar al país de ese flagelo, que por tantos años ha llevado dolor y luto a la familia salvadoreña.