Agentes de la PNC capturaron a Rafael Antonio Ramos Peraza, alias Negro o Wesley, cabecilla de pandilla, quien en el 2018 fue sentenciado a 350 años de cárcel por 160 homicidios y tráfico de drogas, pero en abril del 2020, salió del Penal de Máxima Seguridad de Izalco, debido a que se venció el plazo de prisión provisional, sin que el sistema judicial anterior resolviera.

Además es uno de los responsables de la escalada de violencia que se registró en ese mismo mes.