Una madre, junto a un centenar de mujeres más, esperan información a las afueras del Penal de Mariona para saber cómo se encuentran sus familiares una madre confeso «mi hijo si les decía a los muchachos cuando entraba y salía la Policía de la colonia, pero hasta ahí, él jamás robo ni mató, sólo eran sus amigos», dice la señora a la que llamaremos Paula.

A continuación las imágenes del momento.