Como resultado de una auditoría practicada por la Defensoría del Consumidor a una cartera de 42,276 créditos otorgados por GMG Servicios S.A. de C.V., (PADRO y El Gallo más Gallo), para el período comprendido entre el 21 de noviembre de 2017 y el 22 de abril de 2018, se determinó que este proveedor habría cobrado indebidamente más de un millón de dólares a sus clientes.

La investigación llevada a cabo por la Defensoría tenía como objetivo principal verificar si los intereses y recargos efectuados por GMG se apegaban a lo establecido en la Ley de Protección al Consumidor (LPC) y la Ley Contra la Usura (LCU).

De acuerdo con lo encontrado por las autoridades en la auditoría, se determinó que la empresa cobró de intereses superiores a la Tasa Máxima Legal permitida, en un total de 20,618 créditos, por un monto de 725,470.96 dólares.

Además, se encontró que la empresa cobró comisiones contrarias a la ley, en un total de 13,628 créditos, por un monto de 292,685.19 dólares.

La tercera anomalía encontrada por las autoridades fue la utilización de un método de cálculo de intereses contrario a la LPC, en un total de 487 créditos, por un monto de 10,413.69 dólares;

De igual forma, se encontraron introducción de cláusulas abusivas en los contratos de los consumidores; obstaculización a las labores de la Defensoría del Consumidor; y no remisión de la información de su actividad crediticia al Banco Central de Reserva (BCR).

A partir de estos hallazgos, el presidente de la Defensoría, Ricardo Salazar, interpuso una denuncia ante el Tribunal Sancionador, a fin de que se determinen las posibles infracciones contra la ley, se apliquen las sanciones correspondientes y, en su caso, se le ordene a GMG devolver lo cobrado indebidamente a los consumidores, que en total asciende a la suma de 1,028,569.84 de dólares.